Cuentos

La gota de rocío

Una gota de rocío discurre hacia el borde de un suave pétalo azul.
La gravedad la va llevando, siempre hacía abajo, siempre buscando la tierra.
Llega al borde y quiere caer pero la flor no la deja, como un imán la sostiene.
Es inútil el esfuerzo de la flor. La gota quiere partir, es su destino irse.
Ella sabe que en un rato llegará el sol, la volverá aire y podrá volar.

Deja un comentario