Poesía

Te podés marchar tranquilo

A Mario Benedetti

¿Por qué te has ido poeta?
¿Cuánto habremos de extrañarte?

Seguirás con nosotros,
junto a cada flor,
junto a cada sonrisa.

Cada vez que se haga una declaración de amor,
por la vida,
por la humanidad,
por la pareja,
vos estarás allí.

Tu cielo cubre hasta el último lugar donde se hable español,
es inmenso y pequeño a la vez.
Todo tu verbo cabe en ese rincón estrecho donde nacen los “te quiero”,
en el seno mismo del lugar donde uno se enamora.

Gracias poeta,
por tu compañía y tus palabras,
por esas vivencias,
por las que vendrán,
gracias por prestarnos un poquito de tu esencia,
gracias por dejarla toda antes de irte.

Por ello te quedás aquí,
no partís, y aunque no estás,
te podés marchar tranquilo,
porque somos mucho más que dos,
y podemos contar contigo.

Un comentario en “Te podés marchar tranquilo

  1. Hola profe!

    Por su blog veo que le va bien en España.

    Le quería escribir esto en un correo pero asumo que ya no usa el de la UCAB y no me acuerdo del personal.

    En fin, era para darle las gracias porque con lo que aprendí en sus clases ya me han pedido hacer dos páginas web, por las cuales he recibido bastantes felicitaciones:
    http://www.pescao.com.ve
    http://www.parrillita.com

    Gracias nuevamente.

    Saludos,

    Andrea.

Deja un comentario