Cuentos

Un espíritu libre

Y así fue como un día un espíritu salió de la celda que pretendía encerrar a su cuerpo y descubrió que era soberano y su voluntad era de hierro. Así fue como ese espíritu descubrió que no podía ser enjaulado, que sus ideas siempre volarían en plena, total y absoluta LIBERTAD

Deja un comentario